24 jul. 2010

Apis


Osiris había inventado la agricultura. Cuando murió, los egipcios creyeron que su alma había pasado al cuerpo de un buey, animal imprescindible para los trabajos del campo.
Sin embargo, no todos los bueyes eran portadores del alma de Osiris. Este animal, al que llamaron Apis, debía ser negro, tener una mancha blanca en la frente, una figura de media luna, también blanca, en su costado derecho y el diseño de un águila sobre la espalda.

Cuando un buey de tan extraordinarias características, era encontrado, los sacerdotes lo llevaban a Nilópolis y allí era puesto al cuidado de algunas mujeres, únicas que tenían el derecho de verle, siendo servido y alimentado, bañado y perfumado por ellas durante cuarenta días.
Después lo instalaban en un brillante navío y en un viaje pleno de emociones para los egipcios, que esperaban su paso a lo largo de las riberas del Nilo, era llevado hasta Menfis, recibido por los más altos dignatarios y sacerdotes y aclamado por las multitudes.
Conducido al Santuario de Osiris, colocaban al buey Apis frente a las puertas de dos diferentes establos y, según se decidiera por una u otra puerta, los sacerdotes interpretaban si los augurios serían favorables o adversos.
Desde ese momento Apis quedaba confinado. Solo salía de su establo para dar un paseo por la ciudad en determinadas ocasiones, precediéndole un cortejo de niños que cantaban sus alabanzas y un ejército de soldados que le abrían paso entre la gente que se agolpaba para verle.
Pero Apis sólo podía vivir un número determinado de años. Cuando llegaba la fecha en que debía morir, los sacerdotes le conducían a las orillas del Nilo y con grandes ceremonias y señales de respeto, le sumergían en el agua hasta que se ahogaba. Después le embalsamaban y celebraban en su honor suntuosos funerales. Todos lamentaban su muerte como si de nuevo hubiesen perdido a su amado Osiris.
El sentimiento de pesar duraba hasta que los sacerdotes decidían "encontrar" otro buey con las divinas señales y las ceremonias y rituales comenzaban para el nuevo Apis

No hay comentarios:

Publicar un comentario